viernes, 9 de septiembre de 2016

La crisis del arrecife de Scarborough.


Como puede verse en el mapa, Scarborough es un bajo de arena que está muy cerca de Filipinas y su capital, Manila. El bajo está solamente a unos 240 kilómetros de las costas filipinas (muy alejado de las costas chinas). Dicho bajo está a punto de ser tomado por los chinos para comenzar la construcción de una base militar en él, lo que obligaría a Obama a tener que echarlos por la fuerza, lo cual conduciría a un conflicto militar entre China y EEUU.

Aunque Scarborough está muy alejado de las costas chinas, los chinos reclaman el bajo como suyo y desde 2012 impiden que los filipinos puedan hacer actividades económicas al rededor del bajo de arena como les correspondería. Ante tal agresión china, en 2013 Filipinas llevó el litigio a la Corte Permanente de Arbitraje, que en julio de 2016 dio la razón a Filipinas. A pesar de ello, los chinos han dicho que seguirán reclamando el bajo y que harán construcciones en ese bajo porque les pertenece diga lo que diga la Corte de Arbitraje. Siguiendo esa línea, en agosto los chinos dijeron (a través del diario SCMP) que después de la cumbre del G-20 (primeros días de septiembre) y antes de las elecciones presidenciales americanas de noviembre, podrían hacer la reclamación formal sobre Scarborough y comenzar la construcción de infraestructura en el atolón.

¿Por qué es importante la construcción de infraestructura en Scarborough?

Porque en otros atolones y arrecifes del mar del sur de China, los chinos están construyendo grandes bases militares aeronavales con capacidad para decenas de aviones de caza y bombarderos cada una, tal y como puede verse en las siguientes imágenes.




Sería inaceptable para Filipinas que China le robara la isla, se la anexionase y construyera una gran base militar muy cerca de Manila y Subic Bay, ya que es una amenaza muy directa a su seguridad y sus principales instalaciones militares. Para colmo, China pretende tener derecho económico exclusivo al rededor del bajo de Scarborough, motivo por el cual actualmente expulsa a los pesqueros filipinos y deja que los pesqueros chinos realicen esa labor en su lugar. También impide China que haya cualquier tipo de actividad económica filipina en la zona (como permitir a petroleras buscar yacimientos) salvo el tránsito de buques. China también podría crea una zona de identificación aérea frente a Filipinas y su capital, en el caso de que desplegase decenas de aviones de caza y baterías de misiles tierra-aire y antibuque en Scarborough. Resaltar que cuando China tenga sistemas de defensa aérea rusos S-400, el espacio aéreo de Manila estaría dentro del radio de alcance de dicho sistema y sus misiles.

El tema del bajo de arena de Scarborough no es un asunto aislado, sino que forma parte de las intenciones chinas de anexionarse los islotes, atolones, etc, de todo el mar del sur de China que está dentro de lo que ellos llaman la "nine-dash line", representada en la siguiente imagen.


Pero la cuestión que hace a Scarborough especialmente peligroso es que al estar tan cerca de las costas filipinas y caer dentro del Tratado de Defensa Mutua entre EEUU y Filipinas, compromete la credibilidad de EEUU en toda la región. Si Obama (o el presidente que venga después) permite a los chinos violar la soberanía de un aliado tan importante como es Filipinas, dejándoles construir bases militares en Scarborough frente a Manila, entonces es que EEUU no tiene la determinación para enfrentarse a los chinos en cualquier otro lugar del mar del sur de China y en la nine-dash line. Por ese motivo, Obama ha dicho que el hacer construcciones en Scarborough es una línea roja que no permitirá cruzar a los chinos. Sería catastrófico para la política exterior norteamericana permitir algo así.

Desde la advertencia que hicieran los chinos en agosto de reclamar la soberanía en Scarborough y comenzar la construcción de infraestructuras allí ¿han seguido adelante para materializar esas intenciones en hechos? Según ha denunciado Filipinas, China ha estado concentrando barcos y guardacostas para iniciar las tareas de construcción y desde el miércoles esas tareas habrían comenzado. En la imagen de abajo puede verse la disposición de la flota china en el arrecife de Scarborough.


En el caso que los chinos comiencen la construcción de infraestructura en Scarborough, traspasando la línea roja de Obama, los EEUU se enfrentan a un grave dilema: escoger entre 1) credibilidad (lo que puede llevar a un enfrentamiento miliar con los chinos) o 2) paz (a costa de perder la credibilidad y la influencia en la zona), algo que además de ser catastrófico para la política exterior norteamericana, desarmaría cualquier defensa militar americana entorno a la primera cadena de islas.



No hay que descartar que Obama decida evitar el conflicto y no enfrentarse a los chinos, aunque ello significase una catástrofe para la diplomacia y la política exterior americana. Pero en el caso que Obama (o el presidente que sea) decida plantar cara a la agresión china, la cuestión es qué tipo de medidas tomará. Podría simplemente limitarse a sanciones económicas contra China (como en el caso ucraniano contra Rusia), pero también podría declarar un ultimátum para que los chinos retiren sus trabajadores del bajo de arena. También podría decidir establecer un bloqueo entorno al bajo al mismo tiempo que plantea el ultimátum. Pero en el caso que los chinos hicieran caso omiso al ultimátum y no se retirarsen de Scarborough, habría que emplear la fuerza para ejecutar su expulsión, lo que llevaría a un conflicto armado entre los EEUU y China.

Estad atentos a lo que hagan los chinos en Scarborough porque no será como en las Spratley o las Paracelso, la crisis en este bajo de arena podría ser algo igual de grave a la Crisis de Berlín o la Crisis de los Misiles Cubanos, con buques frente a frente en alta mar, bloqueos y riesgo de guerra entre dos grandes potencias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario