sábado, 30 de octubre de 2010

Guerra de Cuarta Generación en Sierra Leona. La Operación Barras.


En este enlace pueden descargarse gratuitamente el libro de Osprey "Certain Death in Sierra Leone – The SAS and Operation Barras 2000." Número 10 de la colección RAID. Relata la famosa Operación Barras en Sierra Leona en el año 2000.

Sierra Leona era una nación azotada por la maldición de los diamantes de sangre, golpes de Estado, guerra civil, señores de la guerra, etc. En agosto del año 2000, una sanguinaria banda (West Side Boys) de exmilitares, delicuentes y niños soldados, cuyos suministros los conseguían en parte a través de corruptos cascos azules jordanos, secuestraron a varios militares británicos para usarlos como elementos de presión contra el gobierno. Ello desencadenó una espectacular operación de rescate por parte de elementos del SAS, SBS y 1 PARA, que destruyó a los West Side Boys, y produjo un efecto dominó que terminó por desmovilizar al resto de grupos guerrilleros y pacificar el país.

Hace algún tiempo subí un documental de la serie Situación Crítica sobre dicha operación y que he insertado al final de esta entrada. Fue toda una típica Guerra de Cuarta Generación (aquí el libro de Thomas Hammes, The Sling and the Stone, donde explica ese concepto de forma más desarrollada que en el clásico artículo de William Lind), una guerra que algunos podrían clasificar de Posmoderna.

No obstante, la táctica usada es vieja como la guerra. La información básica fue suministrada por un papelajo escrito a bolígrafo y entregada en mano, donde se hacía un plano de la localización de los rehenes y los secuestradores; y el resto de la información por una patrulla de reconocimiento. Entre ambos se obtuvo la posición, número y cualidades del enemigo. El resto pues como siempre, a tiro limpio, usando el sigilo y el camuflaje, y tratando de basarse en la sorpresa, superioridad numérica, superior potencia de fuego y/o de una posición favorable, con la que destruir a las fuerzas contrarias.

Los únicos elementos posmodernos de este u otros conflictos es que ocurren en sociedades en las que, bajo cierta estrechez de miras, quedan fuera del clásico esquema de análisis y discurso modernizador de la Sociología Clásica (que básicamente gira entorno a la edificación del Estado Moderno y el desarrollo del Capitalismo).

Mas no deja de ser curioso que las soluciones a dichos conflictos pasen meramente por la ya típica Construcción de un Estado (Nation Building), que no es sino el colmo de la Modernidad; o la de aceptar el juego tribal o de señores de la guerra, para combatir y hacer una política de poblados con los que lograr un equilibrio de poder local que no hospede a fuerzas hostiles (solución pareja a la que plantea Rory Stewart). Lo que representa todo un fracaso a la hora de proponer nuevas categorías para el análisis social. Pero este ya es un tema que requeriría una investigación muy compleja y más propio de un libro.









4 comentarios:

  1. Yo siempre he sido muy escéptico sobre las guerras de 4ª generación. A mi más que guerras posmodernas me recuerdan a las guerras y guerritas (small wars las llaman los historiadores británicos), del S.XIX, con todo aquello de la pesada carga del hombre blanco. Y la solución tampoco parece nueva, o crear un estado o parctar con las tribus.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Pues es verdad Dani, ya hace años en mi ingenuidad, trataba de entenderlas, como si fueran el producto de mentes preclaras, profundas y muy doctas. Pero lo cierto que no dejan de ser refritos de temas ya viejos (caso de la Cuarta Generación de Guerras) o futiles teorías que no dicen sino perogrulladas (Guerra basada en redes, etc).

    En el caso de la Guerra de Cuarta Generación, el propio Hammes la retrotae a Mao (¿y por qué no a Lawrence?). ¿No es mejor simplemente hacer un libro sobre guerra subersiva, teórico e histórico, y no pretender hacer de ello una teoría? (que no pasa de una etiqueta). De verdad que Hammes y resto dicen una mezcla de verdades aceptadas décadas antes de ellos, cuando no de faltas epistemológicas gravísimas cuando tratan de decir algo nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que el problema parte de un conocimiento histórico defectuoso. Normalmente las personas bien educadas conocen la historia de sus paises y la de su "área cultural". Pero cuando les sacan de ahí se pierden completamente.
    Es como cuando los turistas van a un país exótico y no entienden nada de lo que pasa y al volver a casa traen "curiosas teorías".
    Para entender lo que está pasando yo recomiendo la lectura de algunas novelas de la serie Flashman de George Macdonal Fraser. Son novelas pero ayudan a entender los entresijos coloniales del S.XIX con la pesada carga del hombre blanco y esas cosas. Que en gran medida nos volvemos a encontrar hoy día.

    ResponderEliminar